viernes, 29 de mayo de 2009

Otro año

A Mariana

Para felizcumpleañarte debí escribir un poema
pero me salió solo este fantoche
Ves que cuando llegan los días y pasan dejando el rastro de soles apagados no queda alma para brindar a tu salud.
Ves que cada vez que te veo la palabra amistad se hace carne y se baja sonriendo de un avión.
Y cuando ya no queden más botellas, cuando las sillas de todos los bares estén vacías, cuando la música no cante y la gente ya no baile,
cuando nos llegue ese día que nadie quisiera que llegue,
ahí voy a estar todavía, quieta, una cara entre la gente y la (dipso)manía,
un cuerpo de línea sentado en la acera del frente.
Para felizcumpleañarte debí escribir un poema
pero es mezquino regalar tan poco,
por eso hice un puente para cruzar nuestros dos mundos, para que alguien espere siempre al otro lado del teléfono al que llamás
para cantar la canción de la vida aunque sigamos estando fuera de tono
para que llevés siempre un gran abrazo en tu cartera junto con todos los colores que pintan los soles que se apagan cuando una amiga no está.

Asco

Hoy compré una bolsita de asco
venía en distintos colores y tamaños
todos los trocitos con el mismo sabor
a náusea , a vida sola, a dolor en la espalda y en las muelas.

cuando una lleva tanto asco en la cartera los segundos pasan
particularmente lentos y tediosos, cargan el peso de todo
y se confunden con calores preinfárticos y con el cansancio
que siempre antecede al insomnio.

hoy llevaba tanto asco que ni me han dado ganas de cantar
he salido sola, a sentarme a pasar con asco
y después quedarme en algún lugar moribundo
con tanto asco que he comprado hoy
que ni siquiera me había puesto a pensar en vos.