viernes, 18 de junio de 2010

La forma del mundo


Ayer pensaba en las sonrisas de tus hijos al ver saltar al gato en el sillón
Pensé que para ese entonces ya serías el hombre más feliz,
que no reclamarías por las lluvias ni por tus jefes
que una parte de vos empezaría a adueñarse de todo lo que vas dejando al pasar.

Ayer caminé por el parque
y esas palomas parecían cumplir laboriosas sus obligaciones diarias
y recordé cómo son las cosas,
compré jugo piña y me fui a esconder como el sol a las 6 durante el verano.

Ayer tomé el autobús y supe lo que estaba pasando
entonces pensé en el pan, la lluvia, los jefes, el abrigo, las palomas, el gato, los hijos que jamás tendremos,
y en la forma en la que pintarían nuestro mundo de crayon.

Oraciones de un juicio final

***esta hoja fue encontrada junto a un cadáver de un tipo que nunca fue condenado, firmada por un grupo de niñas que no pudieron crecer bien


No sé, me siento triste.
Aun a veces tengo mucho miedo.
No sé, todo pasa y solo nos pasa.
Sé por qué odio. Lo sé.
Lo odio y no hay más.
Vénganos la venganza, que se acabe el odio y el rencor,
que se pague todo y quede la cuenta limpia.
Vénganos también su muerte con ira y que detrás aparezca nuestra alegría.
No perdonemos sus ofensas porque no existe nada en el cielo que se las cobre.
Venga ya su muerte, no importa el dolor, y que ahí mueran las ganas de matar.
Venga ya todo eso, venga la felicidad.
Venguémonos de tanta atrocidad
y que maldito sea por los siglos de los siglos,
amén.