viernes, 18 de junio de 2010

Oraciones de un juicio final

***esta hoja fue encontrada junto a un cadáver de un tipo que nunca fue condenado, firmada por un grupo de niñas que no pudieron crecer bien


No sé, me siento triste.
Aun a veces tengo mucho miedo.
No sé, todo pasa y solo nos pasa.
Sé por qué odio. Lo sé.
Lo odio y no hay más.
Vénganos la venganza, que se acabe el odio y el rencor,
que se pague todo y quede la cuenta limpia.
Vénganos también su muerte con ira y que detrás aparezca nuestra alegría.
No perdonemos sus ofensas porque no existe nada en el cielo que se las cobre.
Venga ya su muerte, no importa el dolor, y que ahí mueran las ganas de matar.
Venga ya todo eso, venga la felicidad.
Venguémonos de tanta atrocidad
y que maldito sea por los siglos de los siglos,
amén.

No hay comentarios.: