sábado, 4 de septiembre de 2010

El abrazo

Quiero abrazarme a vos sin que haya muros de por medio,
sin guadarnos un solo sentimiento,
sin zonas de seguridad que nos distancian.

Quiero abrazarte sin brazos, sin cuerpo, sin alarmas,
fundidos en una misma mezcla
y que sea heterogénea para que vos sigás siendo vos
y yo siga queriendo descubrirte.

Quiero abrazarte, fotografiar tu olor
y sentirte palpitando: tu corazón, tu mente arremolinada
y tu sexo efervescente
que algunas veces me recuerdan a mí.

Quiero un abrazo que no esté hecho de palabras
que no sea uno que me enviés a través de la distancia
cosido a una paloma.
Quiero abrazarte en las mañanas
aunque siempre se me haga de noche.
Abrazarnos así, sin más
sin verdades, sin mentiras hermosas,
sin que sea despedida y no sepa cuándo te voy a volver a ver.