jueves, 15 de abril de 2010

Ciudad (algo viejo)



La soledad chorrea en forma de herrumbre desde las cumbres de los altos edificios de concreto y anonimato.
Los vidrios transparentes son la hipocresía de la libertad que encierra y divide.
Se siente tan frío este viento helado que viene barriendo el mar y tirando los restos húmedos contra estos terremotos de hospitales, estas torres de babel sin sentido ni dirección
erecciones del concreto eyaculando modernidad.
Más frío aun se siente dentro de esta larga espera, esta soledad de ascensor, repleta de desconocidos sin voz, solamente cuerpos, carne del mercado, horarios y salarios que ya no tienen buenos días ni la simpleza del olor de una flor sin código de barras y precio de temporada.
Por eso es que me pierdo en los parques, en los lugares donde mi alma ya no está on sale, en las piruetas de circo callejero que aparecen en las hojas que escapan a los barrenderos que también van chorreando por las calles como herrumbre de anonimato.



*imagen de androidesroqueros.blogspot.com